No hay mejor ejemplo para estudiar el poder de la palabra que el propio discurso. El arte de cuidar el lenguaje para hablar en público no es nuevo, llegó de la mano de los maestros de la Retórica en la Grecia Clásica, como Isócrates o Demóstenes. Desde los primero...

leer más