El momento único, el primer impacto, sólo una única oportunidad para decir lo que eres. La imagen corporativa es la carta de presentación de cualquier empresa, y por ello debe ir englobada en su estrategia de comunicación desde el inicio. A través de esta imagen y todas sus aplicaciones (papelería, documentación, página web, arquitectura corporativa) transmitirá a sus públicos, tanto internos como externos, de la mano de una buena comunicación, los valores y las perspectivas que impulsan dicha organización: la identidad, la cultura, en definitiva, los valores que generan confianza para sus clientes.